Instalación de sistemas de detección de incendios

Sistemas de detección de incendios

Sistemas analógicos

Los sistemas analógicos de detección están diseñados para adaptar la detección a las necesidades del edificio a proteger.

Sistemas formados por:

  • Central de detección.
  • Sensores (ópticos, óptico-térmicos, barreras de IR, térmicos, térmicos estancos, térmicos de alta temperatura y / o termo-velocimétricos).
  • Pulsadores manuales de alarma.
  • Módulos monitores (de entrada) y de control (salida).
  • Sirenas acústicas / óptico-acústicas de alarma.

Las centrales analógicas solo sueño compatibles con la gama de sensores, pulsadores, módulos y sirenas de su misma marca y modelo.

Disponen de varios niveles de detección, pues se puede configurar la sensibilidad de cada sensor de manera individual.

Incorporan F.A propia con baterías vas auxiliar para 72h de autonomía.

Estas centrales trabajan miedo “lazos” teniendo una capacidad (según el fabricante) de 2, 4 y 8 lazos, pudiéndose ampliar conectando centrales en red.

Cada lazo (dependiendo del fabricante) es capaz de contener entre 125-200 sensores, pulsadores, módulos y sirenas, identificados y configurados individualmente.

En resumen, el sistema analógico se caracteriza por poder tratar de forma individualizada cada elemento. Se puede identificar, conocer su estado, programar umbrales de respuesta, asociar maniobras entre ellos, etc. Incluso dispone de sirenas que aparte de emitir sonido, pueden emitir mensajes de voz para guiar a las personas durante la evacuación hacia la salida del edificio.

Principales características:

  • Fácil instalación.
  • Mayor información y precisión del estado del sistema (registro de eventos).
  • Programación de entradas y salidas muy flexible.
  • Apto para grandes instalaciones.
  • Mayor capacidad de expansión e integración.

Sistemas convencionales

Los sistemas convencionales de detección están diseñados para la detección y alarma de incendios en pequeñas y medianas instalaciones.

Sistemas formados por:

  • Central de detección
  • Detectores (ópticos, óptico-térmicos, barreras de IR, térmicos, térmicos estancos, térmicos de alta temperatura y / o termovelocimétricos)
  • Pulsadores manuales de alarma.
  • Sirenas acústicas / óptico-acústicas de alarma.

Las centrales convencionales son compatibles con toda la gama de detectores, pulsadores y sirenas convencionales de cualquier marca del mercado.

Disponen de 3 niveles de detección: fuego, avería por circuito abierto y avería por cortocircuito.

Incorporan F.A propia con baterías auxiliares para 72h de autonomía.

Estas centrales trabajan por “zonas” teniendo una capacidad (según el fabricante) de 2, 4 y 8 zonas, pudiéndose ampliar hasta 100 zonas.

Cada zona (dependiendo del fabricante) es capaz de contener un máximo de 20-25 equipos.

Esto significa que, mayor cantidad de dispositivos o m2 cubrir, da como resultado una difícil ubicación del foco de incendio, ya que la central indicará la zona en la que se producirá el incendio, sin distinguir claramente cuál de los dispositivos envió el señal de alarma.

Principales características:

  • Bajo coste inicial de equipos./li>
  • Amplia gama de dispositivos compatibles.
  • Programación simple.
  • Apto para instalaciones pequeñas y medianas.
  • Solo para detección, poca integración.